El sector inmobiliario ha experimentado una desaceleración, mientras que en Estados Unidos unas 26 millones de personas han perdido sus puestos de trabajo.

Hasta principios del año, los agentes inmobiliarios locales reportaban un interés creciente de dominicanos residentes en el exterior en invertir en bienes raíces en su país, en ciudades como Santo Domingo, Santiago y Punta Cana, y tener así esa segunda vivienda, casa de retiro o negocio.

Pero llegó la pandemia del coronavirus y en los últimos dos meses los agentes inmobiliarios reportan que han reinventado su forma de trabajar con los clientes, ya que el impacto de las medidas económicas y de salud oficiales desaceleró la demanda y la oferta para propuestas listas o reventas.

Ahora queda hacer trabajo virtual con clientes en proyectos en proceso o de inversión que ofrecen tiempos a largo plazo, cuyo interés se ha mantenido.

Claudia Castillo, presidenta de la Asociación de Agentes y Empresas Inmobiliarias (AEI), atribuye la demanda que se venía registrando a las flexibilidades del Gobierno y del sector financiero local.

“Tenemos dominicanos ausentes que están haciendo la inversión en lo que sería su segunda vivienda o su casa de retiro para un futuro”, dice Castillo a Diario Libre USA.

La agente inmobiliaria confía en que la desaceleración será momentánea. Está optimista en que el sector se recupere y tome su ritmo normal en unos meses “con buenas estrategias”. “Las crisis siempre traen oportunidades”, asegura.

En la República Dominicana, las empresas han solicitado al Ministerio de Trabajo la suspensión de contratos laborales de unos 814,000 colaboradores.

Ante las dificultades que ha generado la pandemia, Castillo precisa que muchas inmobiliarias han implementado estrategias con constructores ofertando facilidades en pagos de reserva y planes de cuotas más flexibles.

¿Qué prefiere el dominicano ausente?

Vista de Ciudad Juan Bosch.

Las casas individuales y residenciales cerrados son de los tipos de residencias preferidas por el dominicano que vive en el exterior.

“Hemos tenido un repunte en las zonas por la avenida Jacobo Majluta, la zona de (la autopista) San Isidro y la avenida Ecológica, que en ese tipo de sectores hay viviendas con precios muy especiales, y para ellos pueden acceder a financiamientos muy cómodos”, dice Castillo.

Un proyecto en el que también invierte la diáspora es Ciudad Juan Bosch, un asentamiento en Santo Domingo Este donde se contempla la construcción de 25,000 viviendas accesibles, desarrollado por el Gobierno en alianza con el sector privado.

Se construye en un área de 3.6 millones de metros cuadrados y cuenta con unidades de entre entre RD$1 millón y RD$2.6 millones.

En Airbnb, la popular plataforma web de ofertas de alojamientos, anfitriones que se identifican como dominicanos residentes en los Estados Unidos publicitan propiedades en Ciudad Juan Bosch.

Una pareja de Nueva York oferta el suyo a US$21 la noche. Un joven de la misma ciudad renta su apartamento a US$40 y en la descripción de su perfil dice: “Bienvenido a mi casa. Es una gema blanca bajo el sol caribeño”.

A nivel general, el 36.4 % de las obras destinadas a vivienda en Ciudad Juan Bosch habían sido vendidas, separadas o reservadas (2,693 unidades) a diciembre pasado, informa la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

A esa fecha, también se censaron en Ciudad Juan Bosch 2,821 familias y 9,406 personas, detalla a Diario Libre USA el Ministerio de la Presidencia, pero no precisa cuántos son adquirientes residentes en el exterior, al no disponer del dato.

“La oferta de vivienda en todo el territorio no pasaba de 10,000 en 2012, casi toda de alto costo. Apenas tres constructores trabajaban vivienda de bajo costo. Hoy tenemos más de 100,000 viviendas, 10 veces más, con 200 desarrolladores participando en todo el territorio”, dijo Lena Ciccone, directora de la Comisión para el Desarrollo del Mercado Hipotecario y el Fideicomiso, en una nota oficial.

Fuente: Diario Libre

Join our list

Subscribe to our mailing list and get interesting things and updates to your email inbox.

Thanks for subscribing.

Something went wrong.